viernes, 1 de septiembre de 2017

TODOS PODEMOS INNOVAR

LA INNOVACIÓN ES INNATA AL SER HUMANO, CUALQUIERA PUEDE TENER UN BROTE

 

La innovación es un proceso; seguro que lo has escuchado millones de veces

Una idea de mejora se convierte en realidad mediante el proceso de innovación, que a su vez la transforma y perfecciona (normalmente mediante ciclos), para ajustarla a la realidad del sistema en el que se implanta.

En sistemas complejos, como son los hospitales o las empresas, la innovación puede considerarse como un procesador de ideas. Es por ello que solamente puede desarrollarse mediante trabajo en equipo, donde cada parte del sistema adapta la idea inicial de manera que encaje adecuadamente. En un sistema complejo, el sueño del héroe innovador es un cuento de hadas, nadie puede innovar en solitario.

A nivel individual, si tienes aspiraciones innovadoras, la clave está en tener ideas de mejora, saber comunicarlas y hacerse con un buen equipo. A continuación te ofrecemos algunos consejos para potenciar tu capacidad innovadora.

Tienes ideas, eres humano

Desde el punto de vista filosófico, se puede concebir la innovación como una fuerza que surge de nosotros en forma de idea para mejorar algo. Esta fuerza es innata al ser humano, de hecho algunos autores la consideran un factor determinante en la evolución del Homo Sapiens[1],[2]. Las nuevas tendencias en investigación evolutiva consideran cuatro dimensiones del ser humano sobre las que actúa la evolución: la genética, la epigenética, el comportamiento y la simbología[3]. Dentro del comportamiento, la cultura juega un papel determinante, y en esta, habilidades como la música o la innovación. El profesor Lehmann y otros afirman que la innovación es a la evolución cultural lo que la mutación a la evolución genética[4].


El proceso de evolución cultural actúa en nuestro día a día. La idea innovadora surge en forma breve, como la música: son cuatro notas sobre las que hay que trabajar para llegar a la melodía final. Melodía que servirá de base para otras melodías nuevas y que, al igual que las innovaciones, cuanto más exitosa, más variaciones, versiones y adaptaciones tendrá.

Cuando nos surge una idea de mejora que nos parece buena, una excitación nos sobrecoge. Es un brote innovador, no te avergüences. Aunque a veces nuestro entorno nos hace sentir raros si expresamos abiertamente nuestras ideas de mejora, las alternativas de configuración y realización de objetos, herramientas y procedimientos que surgen en nuestra cabeza son consecuencia de nuestros rasgos evolutivos más determinantes[5],[6]. Tener ideas de mejora es una de las expresiones más brillantes del proceso evolutivo sobre el ser humano.

Si tienes un brote innovador, no lo ahogues

La idea innovadora puede surgir en nosotros como un brote espontáneo pero a menudo permitimos que nuestros saboteadores internos la supriman. La motivación, la confianza y la comunicación son los mejores aliados de un brote innovador.

Hay dos tipos de motivación, la positiva y la negativa. La primera surge del deseo de reconocimiento, mientras que la segunda proviene del deseo de evitar el fracaso o la decepción y las consecuencias negativas de una conducta negligente. Ambas son útiles, pero la motivación negativa puede resultar muy poderosa. Se dice que la creatividad nace de las necesidades y no de la opulencia. La incomodidad, el miedo y la insatisfacción dieron comienzo a muchas innovaciones importantes.

A menudo utilizamos nuestras responsabilidades profesionales para boicotear nuestra motivación. Nos decimos a nosotros mismos "la idea podría ser interesante, pero tengo que centrarme en lo importante" olvidándonos de que, a veces, lo interesante es también importante.


Para cargarte de motivación, identifica qué tipo te influye más, la positiva o la negativa. Fíjate en qué cosas te dan energía y cuales te la quitan. Aléjate de aquellas cosas que te quitan motivación y hazte un hueco de tiempo para generar, procesar y seleccionar ideas.  Si eres más creativo bajo presión, imponte un cronograma y una fecha límite.

La falta de confianza es como un interruptor que apaga nuestra creatividad. Cualquier tarea que tengamos por delante saldrá mejor si la planificamos creativamente. Encontraremos mejores soluciones, mayores tasas de éxito, ya sea un proceso quirúrgico, una labor de enfermería o un servicio al paciente. Si tienes confianza en tu capacidad creativa, se abrirán lo bloqueos internos que suprimen tus ideas innovadoras. Podrás mejorar profesionalmente y beneficiar a tu entorno más próximo.

Habla con tus colegas; compartir tus ideas las hará crecer y mejorar. La comunicación es la mejor manera de que tu entorno se dé cuenta del valor que aportan tus ideas. El aislamiento es el peor enemigo del progreso.

Un equipo compuesto por profesionales de diferentes especialidades alcanza resultados inesperados y enriquecedores pues tiene la capacidad de encontrar soluciones interdisciplinares, que a menudo son mucho más efectivas. Busca profesionales de áreas colindantes que tengan objetivos compatibles con los tuyos. Mujeres y hombres con diversas especialidades y capacidades para formar tu equipo. Una vez creado, se abrirán las puertas del proceso de innovación.

El equipo de la OTT-SSPA puede guiarte durante el proceso de innovación favoreciendo la continuación y maduración de tu idea hasta su implantación. Contacta con nosotros (info.ott@juntadeandalucia.es), estamos esperándote!



[1] Carr K, Kendal RL, Flynn EG. Eureka!: What Is Innovation, How Does It Develop, and Who Does It? Child Development. 2016; 87(5):1505-1519. doi:10.1111/cdev.12549.
[2] https://nutcrackerman.com/2014/09/17/human-evolution-and-innovation/. Visitado el  30 de Agosto 2017.
[3] Evolution in Four Dimensions, revised edition: Genetic, Epigenetic, Behavioral, and Symbolic Variation in the History of Lif. Eva JablonkaMarion J. Lamb.MIT Press, 2014.
[4] Lehmann, L.et al. (2010), Cumulative cultural dynamics and the coevolution of cultural innovation and transmission: an ESS model for panmictic and structured populations. Journal of Evolutionary Biology, 23: 2356–2369. doi:10.1111/j.1420-9101.2010.02096.x
[5] Hrvoj-Mihic B, Bienvenu T, Stefanacci L, Muotri AR, Semendeferi K. Evolution, development, and plasticity of the human brain: from molecules to bones. Frontiers in Human Neuroscience. 2013;7:707. doi:10.3389/fnhum.2013.00707.
[6] Navarrete AF, Reader SM, Street SE, Whalen A, Laland KN. The coevolution of innovation and technical intelligence in primates. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences. 2016;371(1690):20150186. doi:10.1098/rstb.2015.0186.